Pedro Albornoz gana el Premio Franz Tamayo



"Con un relato fantástico Pedro Albornoz gana el Premio Franz Tamayo"

La Paz | Giannina Machiado, Los Tiempos, Tragaluz
El jurado  del  XLI Concurso Municipal  de Literatura Franz Tamayo dio a conocer su fallo la tarde  del pasado  martes. Desde la Oficialía Mayor de Culturas de La Paz, se informó que el ganador  del concurso es el escritor cochabambino Pedro Albornoz Camacho, cuya obra, “El otro Muro”, sobresalió de entre los 76 trabajos presentados.

Según el jurado, su obra “maneja varios niveles, construye un mundo ficticio sólido y tiene un manejo de lenguaje coherente”.

El ganador obtendrá un premio de 20  mil bolivianos, un  diploma de honor y la publicación de su obra. Albornoz, de 43 años, es licenciado  en Comunicación Social y Periodismo por la Univalle, además tiene una maestría  de la Universitat de Barcelona en Educación Superior. El también fotógrafo habló con La Prensa sobre sus intereses y su obra ganadora.

¿Cómo  se siente al ganar el  Franz Tamayo?
Algo estresado  porque hoy (ayer) es el cumpleaños de  mi  madre y estoy organizando todo.  Desde el menú: cocino picante de lengua atómico con arroz de co-co; hasta los cócteles: cupuazú, vodka, vodka y más vodka... Muy peligrosa la mezcla.
¿Cuál fue  su primera impresión al saber que ganó?
La verdad, no  me  acordaba de que había postulado al concurso este año porque estaba  muy ocupado organizando el  cumpleaños de mi madre, por  eso, cuando me dijiste por teléfono que suponías que ya me habían avisado del premio, tardé un buen  rato en reaccionar.
¿A qué se debe el título?
El título tiene que ver con un concepto que extraje de la dramaturgia –el del cuarto muro  invisible que existe entre el espectador  y el microcosmos representado en el escenario–  que también se aplica en la narrativa y de los peligros que se conjuran cuando este límite es violado.
¿De qué género es la obra?
Es narrativa fantástica.  No tiene espadas ni dragones ni hadas. Trata de los peligros inherentes en la creación tanto para la criatura como para el creador.
¿Está basada en algún personaje o situación real?
Hallo que es imposible escribir algo que no se fundamente en personas o situaciones reales, así que debo decir que sí. Uno de los elementos centrales del cuento es la creación literaria como proceso cosmogónico, un evento de ordenación y transmutación de caos a orden y de vuelta a caos.
¿Cómo fue el  proceso creativo?
El proceso creativo fue bastante bizarro. Un día le dije a mi mejor amigo que escribiría un cuento y que no me levantaría de cama hasta   terminarlo.  Entonces él se quedó a mi lado y no  permitió que me levantase  sino hasta escribir la última palabra,   lo cual  fue lo mejor  que  me  pudo pasar porque, a medida que  me voy acercando a los puntos más importantes de un texto mío, mi inconsciente me comienza a pinchar y meterme compulsiones absurdas:  barrer,  cocinar,  preparar  jarras  y jarras  de  piña  colada. Fueron  tres días mágicos  y el cuento  es tan suyo como mío.

Otros premiados
“Todo lo que soy será tuyo” de Guillermo Ruiz Plaza obtuvo el segundo premio consistente en Bs 10 mil. De acuerdo a las bases del certamen Ruiz formará parte de la antología junto a las menciones que recayeron en las siguientes personas:  Luis Fernando Sánchez Guzmán con la obra “¿Les estás viendo?”, Gabriel Alejandro Iriarte Rico por “Purgatorio”, Liliana Carrillo Valenzuela, autora de “Los perros del desaguadero”, Lucio Polevoi Torrico Díaz por  la obra “Razones”, Lourdes Betsy Reynaga Agrada por el cuento “Extraños en un tren” y también la obra de Daniel Averanga Montiel.

Fuente: http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/tragaluz/20140731/pedro-albornoz-gana-el-concurso-franz-tamayo_268499_588984.html

"LAS REMOTAS EDADES", vista por Homero Carvalho Oliva


Por: Homero Carvalho Oliva

Las antologías se constituyen en un extraordinario muestrario de lo que se está escribiendo en una determinada época y lugar. En Bolivia, en los últimos años se han venido recopilando varias de ellas con distintos registros temáticos, géneros y/o espacios geográficos. Uno de los más activos antologadores bolivianos es, sin duda alguna, el escritor Iván Prado Sejas, que ya ha colaborado con Gonzalo Montero en la antología Imposibilidades posibles;  y con Daniel Averanga y Guillermo Ruiz en la Antología del cuento fantástico en Bolivia. Hace unos días, en Cochabamba, con motivo del octavo Encuentro Iberoamericanos de escritores, al cual fui invitado, me entregó el libro Las edades remotas, primera antología de la ciencia ficción boliviana, que recopiló junto a Miguel Esquirol Ríos. Tanto Prado como Esquirol son escritores que cultivan la ciencia ficción y poseen un gran conocimiento sobre el tema.

Se trata de una antología que ya tenían preparada desde hace algunos años y esperaban el momento oportuno para lanzarla al ruedo de los lectores, ocasión que tendrá lugar en la Feria Internacional del Libro de La Paz. Además de la selección de autores, que van desde los más jóvenes hasta consagrados, me llamó la atención la rigurosidad con la que ambos compiladores trabajaron el prólogo, lo hicieron de manera generosa y sin mezquindad alguna, haciendo un minucioso recuento de los textos nacionales que pueden ser clasificados en este género. Empiezan por identificar un relato de Óscar Alfaro, Don Quijote en el siglo XX, como el primero donde se utilizan los recursos que caracterizan a la ciencia ficción, texto en el que ese noble y loco caballero realiza un viaje al futuro. Siguen con autores como Ernesto Camacho, Armando Montenegro, Ramiro Condarco Morales y Fernando Diez de Media que publicaron en la segunda mitad del siglo XX y otros en la primera década del XXI, en una trabajada introducción que se nos presenta como un breve ensayo de las tendencias de la ciencia ficción boliviana.

Las antologías también se constituyen en un canon de la literatura nacional. En este caso muestran a 21 autores que se desplazan con mucha idoneidad en el género, con cuentos que pertenecen a Adolfo Cáceres Romero, Giovanna Rivero, Edmundo Paz Soldán, Rodrigo Antezana Patton, Arturo Von Vacano, Sisinia Anze, Fanny Escobar, Miguel Lundin, Daniel Averanga, Juan Carlos Capra, Ada Castellanos, Gonzalo Montero, Dennis Morales, Hugo Murillo, Harry Marcus, Gonzalo Lema, Fernando Aracena, Iván Prado, Miguel Esquirol y Homero Carvalho.

Los antologadores señalan que Las remotas edades “es una compilación de cuentos de escritores cuyo pensamiento creativo se proyecta al relato sobre mundos, civilizaciones, sociedades, grupos e individuos que viven situaciones fantásticas que horadan el multiverso a través de portales dimensionales, túneles dentro del hiperespacio, túneles a través del tiempo para viajar al futuro o al pasado y de proyecciones utópicas y distópicas”.

Fuente: http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/remotas-edades_0_2090190994.html

LAS REMOTAS EDADES, I Antología de Ciencia Ficción Boliviana


Después de un largo periodo de "reposo" tenemos el orgullo de anunciar que la I Antología de Ciencia Ficción Boliviana, LAS REMOTAS EDADES, editada por la Editorial Kipus,  será presentada inicialmente en la Feria Internacional del Libro de La Paz, luego en Cochabamba, Santa Cruz y otras ciudades.

En la nueva narrativa boliviana correspondiente a este nuevo milenio, emergen también corrientes fantásticas, donde los escritores nacionales muestran su talento literario. La antología elaborada por Iván Prado Sejas y Miguel Esquirol Rios traduce el pensamiento fantástico, no sólo universal, sino también del hombre boliviano inmerso en un mundo de transformación continua. La literatura fantástica no es solamente entretenimiento, historias de amor y aventuras, sino también involucra crítica histórica futurista o del pasado remoto, surgimiento de posturas políticas y socioeconómicas, emergencia de sociedades utópicas y distópicas, cristalización o transformación del conocimiento,  análisis filosófico y existencial de la vida, y proyección hacia el Multiverso y sus significados.

Autores reconocidos y consagrados dentro de la literatura boliviana en sus distintos géneros, la mayor parte de ellos con una o varias obras dentro del género de literatura fantástica hacen parte de la antología. Con la colección de cuentos elegidos y que posibilitan viajes intergalácticos, viajes en el tiempo, conocimiento de sociedades distópicas y utópicas, traspaso por portales dimensionales y cibernéticos, y otras aventuras estelares, el lector ingresará en mundos desconocidos, y seguramente saldrá sorprendido y muy gratificado.

LISTA DE CUENTOS Y AUTORES DE LA ANTOLOGÍA

1) REALITY RUNNER, de Edmundo Paz Soldán
2) REGRESO, de Giovanna Rivero
3) LOS EXPERIMENTADORES, de Rodrigo Antezana Patton
4) IGNEO, de Biyú Suarez
5) LA NOCHE DE ALEJANDRO, de Homero Carvalho Oliva
6) EL FIN DE LA FISICA UNIFICADA, de Arturo von Vacano
7) TERRANOVA, de Sisinia Anze
8) EL INTERPLANETARIO DE FUTBOL 2504, de Fanny Escobar Silva 
9) EL ULTIMO WIKIORGASMO DE PEI PEI FRANCELLA, de Miguel Lundin Peredo
10) INTERRUPCION, de Daniel Averanga Montiel
11) LOS RECONSTRUCTORES de Juan Carlos Capra Jemio
12) LIRITH, de Ana Castellanos de Ríos
13) KRYGOR, de Gonzalo Montero Lara
14) MI DICTADOR, de Dennis Morales Iriarte
15) LAS MUJERES MARIPOSA DE BETRIX, de Hugo Murillo Benich
16) EL POEMA LETAL, de Harry Marcus
17) EL DESPERTAR DE LA BELLA DURMIENTE,  de Adolfo Cáceres Romero
18) DESPUES DE LAS BOMBAS, de Gonzalo Lema
19) EVOLUCION, de Fernando Aracena Cejas
20)  LOS SUEÑOS DEL PADRE, de Iván Prado Sejas
21) INDUSTRIAS PATIÑO, de Miguel Esquirol Ríos


Compiladores: Iván Prado Sejas & Miguel Esquirol Rios

Edmundo Paz Soldán: “La ciencia ficción será un nuevo realismo”



Por: Iñigo López Palacios- El País
Fuente: http://www.literatura.edu.bo/index.php/estructura-administrativa/articulos/228-edmundo-paz-soldan-la-ciencia-ficcion-sera-un-nuevo-realismo.html


Ve claras Edmundo Paz Soldán (Cochabamba, 1967) las similitudes entre Iris (Alfaguara), su nueva novela, y Dune, el clásico de la ciencia ficción lisérgica escrito por Frank Herbert en 1965. “Leí Dune hace dos años por consejo de unos amigos y noté las coincidencias, pero Iris estaba muy avanzado, ya no había vuelta atrás”, dice el escritor boliviano en un hotel de Madrid.

Viene de Estados Unidos, donde reside hace 20 años y es profesor en Cornell. “Cuando se construyó la universidad se eligió Ithaca, al norte de Nueva York, porque es un lugar ‘centralmente aislado’. Se idealizó como un refugio del conocimiento. Casi un monasterio medieval. Los inviernos son largos, pesados, fríos... pero es un gran lugar para escribir”.

Allí creó Iris , un territorio futuro, ocupado por un corrupto sistema en el que poder, religión y comercio son una misma cosa. “Se desarrolla en un mundo arrrasado, como Dune, pero creo que la mayor similitud es formal, el uso de un lenguaje propio”. Los personajes de la novela, hablan, como en la de Herbert, una jerga propia. “Usé spanglish y lenguaje de los emoticonos. Pero en general es un ejercicio estético en el que hay hasta chino españolizado. Hay cosas del quechua que se usaba en las minas de Bolivia y términos del holandés o del alemán”.

Sin embargo renuncia a incluir un glosario, algo que sí hacía Dune. “Lo que menos me gusta del género son las parrafadas didácticas. Una de las intuiciones que me acompañaron fue que no era necesario que el lector lo entendiera todo desde el principio. Esta novela tiene que funcionar de una manera muy visceral, por ósmosis. No es necesario que se entiendan del todo los términos o los movimientos geopolíticos. Aunque espero que a la larga funcione”.

La mayor diferencia es el prisma. Los protagonistas de Dune son las clases dirigentes y en Iris, los narradores, (cada una de las cinco partes de la novela tiene uno), están con los que matan o con los que mueren. Iris da voz a la carne de cañón. “La referencia inicial fue un reportaje con la historia de unos soldados estadounidenses en Afganistán, que terminaron ante una corte marcial. Me pareció fascinante meterme en la cabeza de estos adolescentes. Unos eran psicópatas de nacimiento, otros lo fueron por la presión. Pronto me di cuenta que una versión realista era imposible”.

Esta necesidad fue lo que motivó que por primera vez en su larga carrera, —desde 1992 ha publicado casi una docena de novelas, además de ensayos y relatos cortos—, entrase en la literatura de género. “Sorprendentemente los editores reaccionaron bien. Yo tenía más prejuicios. La presenté como una novela que dialoga con la ciencia ficción. Cuando lo leyeron, contestaron: “esto no dialoga, esto es género puro y duro”. Incluso había hecho una versión más suavizada, la final es más osada”.

Dentro del actual renacer de la literatura de género, Paz Soldán opina que la ciencia ficción puede quitarle el trono a la novela negra. “Estoy seguro, la ciencia ficción va a ser un nuevo realismo. Más allá del registro visionario me interesa como alegoría de la realidad. Es un género existencial que se presta a narrar la relación del individuo con el universo. Es metafísico en origen y se pregunta sobre las razones del cosmos. Mirando a las estrellas te sitúa sobre la Tierra”

Una saga fantástica de Anita Triveño para los jóvenes




Canciones del corazón mojado

Dennis Morales, escritor

Entre todas las historias que uno puede encontrar en el acervo literario nacional, no podría existir una visión más pura y fresca de la realidad como creemos conocerla en Bolivia, sino es a través de los ojos de los jóvenes protagonistas de una fábula moderna, muy sensible a todos los problemas de la actualidad. El primer volumen de la trilogía “El devorador de almas” de Ana Triveño Gutiérrez, demuestra una vez más la enorme capacidad de la autora por asombrarnos con un acopio de temas impecables, situaciones muy verosímiles y una visión geográfica de primera mano de la sociedad cochabambina, junto con sus calles y avenidas en vívida descripción.
Las “Canciones del corazón mojado” son las expresiones de todos nuestros anhelos de juventud, frente a la dureza de situaciones que aparecen en nuestras vidas para demostrar la imperiosa necesidad de crecer, de dejar de ser unos chiquillos, y de enfrentar todos los retos como individuos responsables. Pero la nobleza del corazón y el incalculable valor de la amistad, son los atributos que deberían perdurar más en todos nosotros, sin importar nuestra edad o dónde nos encontremos, y eso es lo que esta novela nos enseña a cada vuelta de página.
Y para dar un giro excepcional a la trama, se ven mezcladas las inquietudes más atávicas de la pisque humana, entre ellas el temor a lo desconocido, en enfrentar a la más temible de las preocupaciones mortales, cuando se trata de nuestra alma inmortal. No todos los días la Tierra, ni mucho menos nuestra hermosa ciudad, son visitados por entidades supernaturales que tratan de arrebatarnos nuestra más valiosa posesión, la que muchas veces ignoramos sino hasta el último de nuestros momentos.
Esta primera parte de la trilogía logra mantenernos en un suspenso agradable gracias a un estilo narrativo genial y pulcro, convirtiéndonos en partícipes secretos en una historia de rápidos descubrimientos, situaciones deliciosas y nuevas perspectivas difíciles de imaginar, haciéndonos cómplices de tantas sensaciones que a fin de cuentas no podemos ignorar. La autora ha creado un mundo maravilloso alrededor de nosotros, en el que apenas nos hemos sumergido, y del que esperamos un “continuará” que nos sabrá satisfacer con otro éxito literario como sólo ella puede.


Biografía
Nació el 11 de septiembre de 1991. Bachiller del colegio “Santa Ana”  el 2009, graduada del Centro Boliviano Americano con el grado High Intermediate. Estudió Comunicación Social en la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, concluyendo la carrera el 2014.
En cuanto a su carrera literaria, publicó su primera obra, La Luna de Apolo el 2009. El 2010 editó mi segunda novela, Cazador de Sombras. Posteriormente, publicó La Muerte quiere Morir el 2011. Sibelle para Benjamín es su cuarta obra, publicada el 2012. Luego de una breve interrupción por sus estudios, este año (2014) retoma sus publicaciones con su nueva novela Canciones del Corazón Mojado, que será parte de su futura trilogía El Devorador de Almas.
Ha participado con cuentos en la antología del cuento maravilloso De posibilidades imposibles y de la antología Basta.

El Hombre_"Sin Anestesia": Comentario sobre la obra de ciencia ficción de Alvaro Pérez Quehui


SIN ANESTESIA

De Ariel Martinez
Fuente: http://www.paginasiete.bo/opinion/2014/4/1/anestesia-17654.html?fb_action_ids=544116122368193&fb_action_types=og.likes

La novela ganadora del premio único del Séptimo Concurso Plurinacional de Novela Marcelo Quiroga Santa Cruz, gestión 2013, fue El Hombre, del escritor paceño Álvaro Pérez. Esta novela parece que fue encontrada por un detective privado al buscar pistas sobre las muertes del genio Francis Fung y su entorno. Y hace de su lectura una búsqueda de pistas que van apareciendo en sus páginas.
Una novela salida de los cánones tradicionales. Siendo una novela experimental, que en los primeros capítulos no lograría atrapar a lector incauto, trae al libro toda  tecnología  multimedia, llevándola a la narración e invita a valorar a los nuevos géneros emergentes.
El narrador no existe. Tal vez existe en el primer y segundo capítulo, después no. Y  el lector va armando las ideas. En cada página se puede apreciar la investigación ardua y la escritura precisa. Tiene personajes construidos con muchas nociones técnicas y muy complejos, lo que hace que  funcione como una  gran novela.
A partir de actas, correos electrónicos, entrevistas, extractos de grabaciones, reportajes de radio y artículos se escribe una gran novela, prescindiendo de capítulos largos y tediosos. Consigue crear, con un lenguaje fragmentado, un laberinto de múltiples voces.
En esta novela está vigente la paranoia de los ataques terroristas. Todo se concibe a partir de un plan de espionaje, con el fin de garantizar la paz mundial mediante una máquina que lo  predecirá, pero, en el transcurso, surge  un sinnúmero de situaciones: desde asesinatos en masa hasta la inminente presencia del fin del mundo con una humanidad al borde de la locura.
Novela muy arriesgada al acercarnos al mundo de la física aplicada, a la mecánica cuántica y al mundo de los genios de computadoras. Así conocemos a un Francis Fung, creador de posibles mundos simulados a partir de una máquina. 
En la medida que su poder crecía, también se acercaba su final en un universo que creía, sin darse cuenta, que en él sería asesinado. Vano fue redimirse al querer sacrificar su vida por los suyos, si al final la condena era compartida. 
Esta novela está ambientada en el exterior, con la novedad de adentrarnos en el mundo  de los videojuegos y su rol en la actualidad. Todo empieza con el hombre y en el transcurso de su narración se va gestando la muerte de ellos por sí mismos. Cuando  termina la lectura  nos deja con el antojo de continuar.

Ariel Martínez es escritor.

ENTREVISTA A GONZALO MONTERO LARA SOBRE “VIAJE AL FONDO DEL BAR”



Por: Anita Triveño

Gonzalo Montero Lara, poeta y escritor, presenta su libro VIAJE AL FONDO DEL BAR, una obra de cuentos que combina la narrativa fantástica, la ciencia ficción, lo policial y lo costumbrista en una serie de relatos que llevan al lector por dimensiones reales e imaginarias.

AT.-  Me imagino que como buen navegante de la vida, ahora nos propones una serie de relatos que permitirán al lector viajar por aguas profundas con tu libro de cuentos Viaje al fondo del Bar. ¿Cómo se te ocurrió elaborar y  conjuncionar el grupo de cuentos de “Viaje al fondo del Bar”.
G.M.L .- Considero que la literatura fantástica tiene los boletos para los viajes más insólitos de la imaginación. El arribo a los puertos de las misteriosas playas de la palabra, es una extraña aventura que se alimenta y sobrevive de su propia capacidad de creación y va de la mano con el permanente viaje del pensamiento por un entorno cada vez más pródigo en experiencias intelectivas, sociales, tecnológicas, sensoriales o tal vez extrasensoriales. El inconcebible árbol de las posibilidades imaginativas puede ser infinito, y nosotros, insignificantes mortales, apenas hemos embarcado. VIAJE AL FONDO DEL BAR, es solo una gota de un inmenso mar. Los relatos son diversos, pero la mayoría proviene de una fuente común; muchos de  estos temas germinan en las conversaciones desprejuiciadas al fondo de un bar. Hilo conductor que remite a mis lectores a los ecos familiares de los sueños que compartimos con frecuencia en la vida terrena.

AT.- En tus relatos de “Viaje al fondo del Bar? combinas distintos géneros y subgéneros, algo no muy fácil de manejar. ¿Cómo logras equilibrar ese maremágnum y hacer que el lector no se  pierda?
GML.- Juego y aprovecho con la enorme capacidad de adaptación del lector a diversas situaciones que les planteo. Acuérdate que la obra que es un viaje a sitios desconocidos, donde el viajero como todos, pone en juego su imaginación para transitar y modelar los mundos desconocidos que propone el autor. El artista de la palabra a imagen y semejanza de otro de escala cósmica es un demiurgo.

AT.- ¿Cuál es tu objetivo cuando insistes en combinar por ejemplo una temática fantástica con otra costumbrista? ¿Cómo crees que el lector reaccionará?
G.M.L .- Deseo llevar al lector historias con sabor a nuestra tierra. Relatos dotados de una  coherencia interna o incoherentes, pero motivadores que reflejen nuestra realidad a través de una fantasía singular, con elementos propios, en un intento de autenticidad que consiga una apetitosa obra universal, escrita para nosotros, ellos y los lectores del más allá. Ten en cuenta que muchos de lectores pueden  habitar en otras dimensiones de la existencia.

AT.- ¿Crees tú que “Viaje al fondo de Bar” supera a tu otra obra “Huellas de Luna”?
G.M.L .- Es una pregunta, cuyas respuestas dejo a criterio de mis lectores, sin embargo, HUELLAS DE LUNA a diferencia de VIAJE AL FONDO DEL BAR, es una experiencia inicial, que  tuvo un tiempo de generación prolongado y los cuentos fueron germinando en distintas épocas.  HUELLAS  tuvo por cierto en un largo proceso de hibernación hasta que el tiempo fue propicio para su publicación. Ambos libros contienen relatos de mi raigambre cultural y social, expresados en lo fantástico, maravilloso y maravilloso-fantástico y ciencia-ficción. Con una diferencia de la primera obra respecto a la actual. La estructura de  VIAJE ha sido técnicamente dirigida a sorprender al lector. La curvatura del tiempo, inexorable juez del quehacer humano, resumirá en algún futuro, las sentencias de los lectores.

AT.-  Por lo que vi al leer tu obra, la literatura “marginal” (así lo llaman algunos críticos) de Víctor Hugo Viscarra está inmersa en tu obra, y de diferentes maneras logras equilibrar lo marginal con lo fantástico. ¿En qué medida lo marginal de Viscarra es relevante para una forma de hacer literatura fusionada con lo fantástico?
G.M.L .- Lo marginal, es lo que está al margen de… algo. En esta línea de pensamiento lo fantástico puede estar al margen de una literatura nacional impregnada de realismo y que ha marcado las preferencias de un época que alcanza a nuestras generaciones. Por ello lo fantástico puede estar al margen de… lo establecido y puede resultar subversivo. Víctor Hugo Viscarra contaba su realidad, que para muchos era y es fantástica. Para otros  irreal, irreverente y a todas luces incómoda, pero era “su” realidad. Yo creo mundos que nacen en mí pero no terminan conmigo. Se prolongan en las inquietantes dudas de mis lectores, alejándome del mundo de espejismos donde existimos. El planeta que aparentemente habitamos esta ubicado en la marginalidad de una de miles de galaxias; tal vez en su barrio más pobre.

AT.-  Da la impresión de que algunos de los seguidores de Gustavo Cardenas (escritor paceño), lo consideran como uno de los pocos narradores que rescata el lenguaje popular, de cholo paceño, pero tú también usas un lenguaje particular para caracterizar el habla popular khochala (de Cochabamba). ¿En qué circunstancias es importante usar dicho lenguaje para narrar ciertas situaciones?
GML.- Los escritores tratamos de otorgar la mayor verosimilitud a nuestro arte. En este caso, durante el trabajo de creación de mis historias en ocasiones es necesario transportar al lector a un escenario creíble, con colores y aromas reconocibles que ratifiquen la autenticidad de paisaje literario, en mi caso khochala.

AT.- Oscar Cerruto es considerado como uno de los mejores cuentistas del país, ¿cómo él influye en tus relatos?
G.M.L .- Admiro la pulcritud aterradora del lenguaje que caracteriza a CERCO DE PENUMBRAS. He aprendido de él, hacer las pausas necesarias, para permitir al lector deglutir el texto y no se atore. Enfriar el relato como en el futbol, es táctico. En ocasiones  ajusto muy a fondo el acelerador hormonal de las historias. En esas circunstancias me zambullo solaz en las frescas letras de lo fantástico maravilloso.